jueves, 15 de noviembre de 2012

RIVALES Y HERMANOS



Este sábado, Sud América vuelve a jugar por el Campeonato de la Segunda División Profesional, pero no es un partido cualquiera el que se juega frente a Rampla Jrs. Sabido es que ambos equipos fueron fundados e inscriptos en el mismo año, 1914. Por alguna extraña circunstancia, las barras que integraban cada uno de los clubes, se conocían desde antes de su afiliación a la entonces Liga Uruguaya de Football. Se dice que paraban en diversos bares en las inmediaciones de Cerro Largo y la actual Paraguay (por aquel entonces llamada Av. La Paz) y que existía mucha amistad entre ellas. Incluso en sus inicios y ya afiliados a la Liga, se reunían en un bar llamado "Dos Banderas" en la intersección de las mencionadas calles, local en el cual en una mesa se reunía la directiva de Sud América y en otra la de Rampla Juniors. Cabe aclarar que por aquellos años, las directivas eran integradas en su mayoría, por los mismos jugadores de fútbol. Desde el año de su fundación, ambas directivas y jugadores acostumbraron a celebrar, previo a los partidos, un almuerzo de camaradería.

Con el paso de los años y el advenimiento de profesionalismo, la concurrencia a las mismas fue restringida a los dirigentes. Costumbre que se perpetuó hasta nuestros días, siempre y cuando ambas instituciones coincidan en la misma divisional. 
En estas comidas, el equipo que oficiará de visitante, también oficia de anfitrión, es decir "se pone" con el costo del agasajo y recibe en su sede al rival.. 

En esta oportunidad, y al tocarnos en suerte la localía, recibiremos a nuestros hermanos de Rampla Juniors en nuestra casa en la noche del viernes previo al partido para confraternizar y dar el ejemplo de lo que debe ser el deporte bien entendido, sin renunciar a que al otro día en la cancha, cada uno vaya "a muerte" por los tres puntos en disputa. 

Creo que se trata de un buen ejemplo de convivencia y de bien entendida rivalidad deportiva, y que bien vale destacar, sobre todo en momentos en que la violencia parece predominar en todos los estamentos, no sólo del fútbol y del deporte, sino en todos los demás ámbitos de nuestra sociedad amenazando la esencia misma de lo que debe ser la tolerancia y la convivencia.

Gracias al dirigente Walter Altuna

1 comentario:

  1. Muchachos, excelente información.
    Soy hincha de Rampla, de toda la vida mi abuelo me habló de la amistad.
    Me parece que ambas dirigéncias deberían acordar precios para la institución visitante y que los mismos sean iguales a la institución local. Creo que sería una buena medida!

    Saludos, abrazo Picapiedra!

    ResponderEliminar